La técnica metamórfica es un suave contacto que se establece en la zona refleja de la columna vertebral, en los pies, las manos, la cabeza y en casos de esquizofrenia en la espalda. Zona que a su vez contiene, refleja, según nos contaba Robert St John en su momento, el periodo prenatal, base de esta técnica. Es una forma sencilla de aproximarse al periodo prenatal, a los 9 meses transcurridos desde la concepción al nacimiento. Esta etapa es de gran interés para nuestra personalidad ya que en esta época se establecen las estructuras básicas de nuestra unidad corporal y los patrones fundamentales que marcan nuestra futura forma de ser y actuar.

Nuestros miedos más profundos, nuestras inseguridades, la falta de compromiso con la vida o la dificultad para disfrutar del hecho de estar vivos, los sentimientos de soledad y abandono, forman parte de nuestras vivencias más profundas durante la vida intrauterina.

En cada persona, existe una relación directa entre la actual patrón creativo (como concibe nuevas ideas, como las desarrolla y convierte en realidad) y el patrón de su propia creación (como se desarrolló dentro del vientre materno y como nació)

La liberación de estos patrones fijados en el tiempo prenatal genera una transformación a todos los niveles, cambios de actitud una nueva forma de percibirse a si mismo. De percibir la vida y relacionarse con ella.

La técnica, (a través de una suave caricia en puntos muy concretos del pie, mano y cabeza), ayuda al receptor a concretar con su esquema prenatal y liberar todas las informaciones que hayan podido limitar su fuerza vital, presente en la gestación, volviendo estas grabaciones cada vez menos operativas y haciendo posible un mayor desarrollo de su potencial. ¿Quién puede beneficiarse de sus efectos?

Todos… desde niños, embarazadas, a personas en momentos de fuerte transición, así como todos aquellos que deseen un bienestar integral, pueden beneficiarse de esta técnica. También los niños con deficiencias pueden progresar en sus ritmos de aprendizaje mediante la técnica metamórfica.

Podemos así mismo alcanzar un mayor equilibrio físico-emocional que nos permita tener una mejor calidad de vida.

 

LA TÉCNICA METAMÓRFICA, acompañándonos a morir

Es esta técnica por su sencillez y profundidad, una herramienta, según mi propia experiencia personal, muy adecuada y recomendable para las personas que se encuentran próximas a morir, personas que siguen apegadas a la vida, con «tareas pendientes».

Como su propio nombre indica nos produce que de una manera, a veces repentina, la metamorfosis, la transformación, acompañando al moribundo de una forma sutil, entregada y amorosa hacia la muerte.

Es por su presencia silenciosa y por su suavidad en el contacto, como el terapeuta acompaña con este tratamiento a la persona que está próxima a la muerte y como a su vez, este responde, con entrega y aceptación a su propia inminente transformación.

Es una propuesta que recomendamos especialmente para aquellas personas que a veces les cuesta mucho aceptar la posibilidad de la muerte como un hecho próximo.

Su profundidad permite que la persona que lo recibe pueda ser consciente y comprender su situación y aceptar por tanto de una manera más real la muerte: su propia muerte, transición y transformación.

Cookies

Usamos cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies