Anemia en el embarazoLa anemia tiene unos síntomas característicos que no son el número que aparece en el resultado de un análisis sino manifestaciones físicas:
• cansancio extremo
• palidez general y especial palidez en mucosas conjuntiva y encías
• falta de aire y ahogo al subir unas pocas escaleras o caminar
• pulso rápido, taquicardia
• suele ir acompañado de un estado de ánimo irritable y depresivo.

 


El resultado de un análisis debería complementar los síntomas para diagnosticar una anemia. Actualmente se diagnostica erroneamente a la mayoría de embarazadas de anemia debido a la hemodilución (disminución de unidades de hematocrito por la demanda de hierro del feto y la placenta), que hace que aparezcan menos células rojas en la misma cantidad de sangre. Los valores normales de hemoglobina por ejemplo en la embarazada son entre 10 y 12, cuando en los de un hombre joven suele ser entre 13 y 16. El resultado es una población consumidora de pastillas de hierro con estreñimiento como efecto secundario.
Si la embarazada realmente tiene anemia, es importante que se recupere para que su bebé no sufra carencias y para no tener riesgo de hemorragia en el parto, además de para estar mejor. Al final del embarazo las demandas del bebé pueden debilitar las reservas de la madre.
La alimentación es muy inportante; las verduras verdes frescas como espinacas, berros, la remolacha, las lentejas.. comer variado y evitar productos refinados.

 

tu salud y la de tu bebé está en tus manos